Quiero que sepas que lo último que tengo que decirte no es un adiós, es un hasta siempre, es un “te deseo lo mejor” aunque tú y yo sabemos que no te lo mereces, pero en mi alma no caben malos deseos, no me importa lo que me vendas que te cabe en tu alma, hemos vivido suficientes aventuras como para que te calle la boca con respuestas que te dejen sentado para siempre.

Hemos compartido confidencias que jamás contaría a nadie, pero yo sé que tú no puedes decir lo mismo, a tenor de los últimos acontecimientos que estoy viviendo.

De verdad te digo que no es un adiós, es un me quiero. 

No es un no te quiero es un me quiero por encima de todo y sobre todo por encima de lo que tú quieres a lo que más quieres, tus juegos. 

No es un adiós, es un hasta más ver, pero no sé cuándo me vas a volver a ver chaval, porque si te digo la verdad no es que quiera verte más, después de todo lo que has hecho y de todo lo que me has hecho. 

Hay cosas que has hecho que tienen un nombre muy feo, pero que además tienen nombre en el Código Penal.

No es un adiós, es un ¡Viva el Karma carajo! Y que salga el sol por Antequera… que yo no quiero cobardes que me hagan sufrir. 

Más prefiero seguir adelante sola como cuando te conocí, que vivir a la sombra de un tipo catalogado como lo que tú estás catalogado, eso sí, por detrás, nadie tiene huevos de decirte las cosas a la cara. 

Mejor sigo con mis ganas de vivir. 

No es un adiós… es un juego que eso es lo que fui yo para ti. 

Ahora puedes dejar de reír, o sino ya te llegarán las penas, tranquilo. 

O mejor, ahora puedes ir a reírte de cualquier otra María que yo ya no me llamo así.

SHAKIRA – Te dejo Madrid