La vida me ha dado tantos golpes que ahora los veo venir y ya no caigo, me deslizo hasta con cierto estilo, incluso me levanto y parece que no me hubiera caído.

La vida me ha golpeado tantas veces y tan fuerte que ya no recuerdo cuando me iba bien, y lo que es que me vaya bien. 

No recuerdo qué es vivir despreocupada, vivir contemplando lo que me hace feliz, o ser más desinhibida con lo que me gusta.

La vida me ha golpeado de tantas formas y usando a tanta gente que ya no sé ni por dónde me van a venir los golpes, y que utilice la vida para dejarme tambaleándome sin saber por dónde vino el golpe.

Lo que si sé a ciencia cierta es que me levantaré, aunque sea a gatas, con más fuerza, con más valentía, con más ganas para vivir, más audaz, siendo más analítica para derrotar al traidor y al que vaya de listo, al que quiera jugar conmigo

Me levantaré para caminar primero y después para correr dejando atrás todos mis miedos y triunfar sobre aquellos que se rieron de mí, por mis detalles físicos, por mis miedos, por otros detalles, por cualquier cosa que les pareciera risible. 

Me levantaré porque cada uno libra sus batallas y yo intentaré salir ganadora de cada contienda, siendo hoy mejor persona de lo que fui ayer y mañana mejor al mil por cien de lo que fuera hoy.

Mi instinto de supervivencia es únicamente comparable a mi instinto de superación y a ninguno de los dos les importa lo que nadie puede decir de puertas para afuera cuando no saben nada de las batallas que se han librado en mi vida, la gente habla cuando ignora, por lo tanto, los ignorantes no son importantes.

Al final lo único en lo que me tengo que centrar es en mí.

A quien me difama y va hablando con quien como ignorante le da orejas y alas le tengo que decir que el tiempo, la vida y el karma son tres hermanos muy sabios, que hay que darle unos años a la verdad que siempre sale a la superficie y será entonces cuando nos veremos las caras, yo arriba libre de todo porque sólo cargo con mi vida y en ella quiero amor veraz, mientras quien habla mal de mí carga con rencor y sus problemas, con los motivos y las mentiras del por qué no sigue en mi vida, cuando callarse era mucho más elegante, carga con lo que yo he destapado y por eso me detesta.

Yo siempre sincera mientras quien se parapeta tras sus vicios necesita esconderlos entre mentiras y falacias, teatros y comedias, yo frontal y otros esquivos… pero no tanto a la hora de contar lo que no se debe sobre quien no se puede.

APANDAU BALLET – True