Dijo tantas veces “te quiero” a personas que le demostraron que sus te quieros eran banales que dejó de decir “te quiero” y utilizaba otras expresiones que no le dejaran el alma vacía cuando desaparecieran las personas que le dejarán los ojos vacíos de lágrimas.

Algunas veces sintió que amaba y lo dijo con todo su alma y con todo su corazón, pero también fue a personas equivocadas, así que aprendió a callar sus sentimientos y a hablar por ejemplo del tiempo, por ejemplo, de la moda, por ejemplo, de la combinación de los colores, por ejemplo, de aquello que le gustaba de la persona que tenía enfrente, cualquier cosa era buena antes que confesar un sentimiento diciendo un te amo.

Era mejor cambiar de tema como si se tratase de una conversación de ascensor que abrir el alma ante su interlocutor por si acaso decidiera pisarle el corazón como tantas veces le había pasado ya.

No habrá más te quiero mientras no se quiera por encima de todo.

No habrá más poner a nadie por delante de sí misma mientras no luche por ella misma antes que por nadie.

ANNIE LENNOX – No more I love you´s