A MÍ NO ME QUEDAN FUERZAS PARA RENDIRME

Antes me ahogaba en un vaso de agua, ahora miro si está clara, me bebo el agua y te vendo el vaso, conclusión: Cada problema no es un problema si estás preparado para asumirlo, si estás concienciado de lo que se te presenta y buscas soluciones y alternativas a la situación.

El problema, al menos con ciertas personas que han sufrido lo suyo, es que te responderán, y con toda la razón:

Si vienes a buscarme me vas a encontrar”.

Si vienes a reírte de mí, tengo muy claro que no eres mejor que yo”.

Quizá tú en mi camino, con mis zapatos, no habrías llegado en mi estado a donde yo he llegado”.

Y yo soy una de esas personas, por experiencias, por años, por mil razones… pero sí te puedo decir que desde hace algún tiempo he experimentado un cambio, he perdido aquella efervescencia que me hacía saltar a cada insulto, a cada desprecio, a cada mofa, ahora paso de cada déspota y de cada idiota.

La risa, el desprecio, la prepotencia en realidad hacen pequeño a quien empequeñece a los demás con esos feos sentimientos, y demuestran quién es el que alardea de ellos y personalmente no me dan más que pena, porque queda de relevancia la extrema vacuidad de esas almas al tratar a alguien así.

Esa persona que me insulta en realidad se insulta a sí mismo, lo explica muy bien el dicho:

«Lo que Mary dice de mí habla más de Mary que de mí».

Así que esas personas no me despiertan ninguna compasión. porque a mí no me quedan fuerzas para rendirme a estas alturas de mi vida y con lo que llevo vivido, que pocas personas y menos ciertas gentes lo iban a entender

Solamente deseo tener a esa clase de gente lejos, porque sabiendo que te despierto risas, que me desprecian, que sienten ante mí prepotencia y que son así de feos por dentro, aunque no lo viera hasta ahora, distancia es lo que mejor me viene de ese género de personajes.

Ahora mismo tengo una visión muy clara de cómo quiero que sea mi futuro y cuáles son los pasos a dar para llegar a ello, tengo unas personas maravillosas que me respaldan a mi alrededor ofreciéndome su ayuda y amistad y a las cuales no cambiaría por nada del mundo, son personas, que no gente, que no tienen necesidad de dar un paso adelante para que se sepa quiénes son.

Lo que sé es que cualquier dragón que se me presente o lo monto y volamos juntos o lo encaro.

TINA TURNER – We don’t need another hero

Si te ha gustado tienes otras publicaciones para leer en:

Voy pasando páginas

©VictoriadelaFuente2018

¡SI TE GUSTA COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

Fuente de la imagen Pixabay