MUJERES SALUD

El mundo necesita muchas más mujeres chamanas, hechiceras, brujas, pero no de esas que llaman brujas porque la gente cree que vuelan sobre una escoba, no, mejor mujeres de las que van hacia sus sueños volando como un avión supersónico, de esas que han decidido revelarse en contra de las etiquetas que algunas personas ignorantes les pusieron y decidieron ser libres de todo tipo de prejuicios.

Mujeres de las que ríen a carcajadas sin miedo del qué dirán, de las miradas, mujeres de las que no prestan atención al pobre imbécil que les llama locas por que están dispuestas a lograr la libertad y la autonomía, mujeres que creen que la autosuficiencia económica es posible, mujeres de esas que han renunciado a ser las princesas de cualquier cuento de aquella factoría.

Mujeres cuya mayor lucha interna será restaurar su corazón y su alma cuando los golpes de la vida se los rompa, cuando la traición, la deslealtad o las mentiras los quiebren y prefieren ser guerreras.

Guerreras combativas dónde haga falta y tiernas y dulces con quien sea necesario.

Guerreras consigo mismas para exigirse más y ser mejores, con la familia, con el trabajo, con el tiempo, con la sociedad y con todo.

Mujeres que dejaron de ser sumisas y se han vuelto rebeldes, que no están dispuestas a cumplir las expectativas de nadie porque prefieren cumplir sus propias perspectivas para llegar hasta donde se han marcado.

Mujeres que desean cumplir sus ilusiones, sus sueños y que no tratan de agradar a todos, esas mujeres que antes eran delicadas o pusilánimes y ahora han perdido la vergüenza, que van brillando por la calle, por la vida, o allá por dónde vayan y caminan sin temor, porque descubrieron que siendo feliz no dañan a nadie.

Mujeres que saben que a quien no les guste su felicidad no se merecen su cercanía.

Mujeres que no son interesadas sino todo lo contrario, que ofrecen lo mejor que tienen sin pedir nada a cambio, pero no consienten que les tomen el pelo, que no pierden el tiempo ni lo hacen perder.

Mujeres que dan justo lo que están dispuestas a ofrecer.

Mujeres que reclaman justicia, aunque tengan que esperar para tenerla.

Mujeres que han entendido que es mejor elegir una persona que las valore, y no una persona que les haga pagar por cuentas pasadas que a ellas no les corresponden.

El mundo necesita a mujeres que cambien su vida si es aburrida para hacerla entretenida, brillante, rellena de sonrisas y de amor como se merecen y, que aprendan a disfrutarla convirtiéndola en la aventura que realmente es la vida, en lugar de seguir con todo lo que les reprimía.

Mujeres que no son libertinas, y si libertarias.

Mujeres que simplemente dejaron los chantajes, los gritos, el cautiverio, los criterios impuestos, el dolor, la humillación, el apego, el odio, el llanto y han logrado transformarse, evolucionar, crecer, tanto que fueron derrotadas por el camino y se han levantado resurgiendo de sus propias cenizas, que las señalan diciéndoles raras y cosas peores, y ellas siguen en pie mejorando sus defectos… intentando mejorar en sus virtudes, pero de algo nadie puede tener dudas, ellas no se detendrán por nada, ni por nadiese han vuelto invencibles, se han vuelto la mujer que lucha por la Victoria, ahora conocen el amor propio, la dignidad y, son capaces de amarse a sí mismas y amar verdaderamente.

Y esas mujeres que se aman a sí mismas son con las que no se puede luchar porque si ellas están bien, su mundo está bien.

Quizás en algún mundo anterior podías hacer que sus cimientos se tambaleasen con amenazas y chantajes, escondiendo cosas y tergiversando las cosas.

Pero ahora el tiempo del monopolio ha quedado atrás y sólo queda tiempo para la verdad.

Mujeres que aprendieron que una jaula si es de oro sigue siendo una jaula y encierra, por eso es más bello volar en libertad.

Esas mujeres de las que te hablo son mujeres, madres, hijas, primas, hermanas, esposas, a veces madres sin ser esposas, porque han decidido no estar ligadas por un papel.

Esas mujeres son economistas porque consiguen llegar a final del mes haciendo malabarismos con el dinero justo, son psicólogas cuando al final del día con mil problemas en sus jornadas preguntan por el día de los que comparten su vida.

Son fontaneras, pintoras, enfermeras, ingenieras agrónomos, estilistas, peluqueras, cocineras, limpiadoras, técnicas de televisión, decoradoras, agentes logísticas que tienen de todo en casa para que a los que aman no les falte de eso o aquello que adoran en ningún momento, incluso aunque lo pidan de higos a brevas, son diseñadoras, son educadoras, son profesoras, son cuenta cuentos, son amantes…

Son lo que haga falta, hacen lo que haga falta por el bien de los suyos.

Son mujeres salud.


 

Si te ha gustado tienes otras publicaciones para leer en:

Voy pasando páginas

©VictoriadelaFuente2018

¡SI TE GUSTA COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

Fuente de la imagen Pixabay