Aquel amor escondido tras una tierna amistad, era amor que tenía miedo enfrentarse a ciertas realidades. Aquel amor correspondido que creció entre cafés, tés, vinos, paseos y confidencias.

Un amor que dolía sentirlo de grande que era, tan inconmensurable que ni el tiempo dudaba de las capacidades de aquel sentimiento porque él no ve obstáculos, no ve ni barreras, era un amor que nunca lastimó, y siempre perduró.

Nadie podría decir que era un amor cruel, porque fue un amor sensible y sensitivo, un amor que, por más que ambos intentaron mil veces, no pudieron olvidar, pues un amor así es el que todo el mundo desea encontrar, pero a veces cuando las personas lo encuentran les da un ataque de pánico y se van.

LUCIE SILVAS – What are you made of (traducida al español)